Rugen los Lions de Texas – Inma Ortiz Subcampeona

Inma Ortiz, Junior de Texas A&M Commerce, disputaba el Jack Brown Memorial en el Laredo CC. Clasificación General de Torneo

Inma dió pie a su torneo con una soberbia ronda de PAR, la mejor ronda del día compartida con Loukyee Songprasert. La española firmaría entonces un 78 en la segunda jornada frente al 74 de Loukyee. A la caza de la líder, Inma afrontó una difícil jornada frente a la intratable líder, que no cedió en ningún momento. De modo que Inma acabó el torneo con un 80 en la última jornada, quedándose a tan sólo 7 golpes de la líder en el segundo puesto en solitario. La Junior sumó 6 birdies para conseguir su primer TOP5 como miembro de los Lions.

El segundo puesto de Inma con un (+14) total en un field de 41 jugadoras y la gran actuación de sus compañeras en la primera y última jornada, permitieron a los Lions de Texas A&M Commerce robarle la victoria por equipos a West Texas A&M. El equipo de la española recuperó los 12 golpes de desventaja frente al líder de la clasificación por equipos para proclamarse campeones por tan solo un golpe.

La Coach Mason compartió las siguientes palabras al acabar el torneo: “Estoy muy orgullosa de la forma en la que nuestro equipo luchó hoy. Nuestras jugadoras saben en lo que necesitan trabajar durante las próximas semanas para prepararse para su segundo evento de la temporada en St. Mary’s. Estoy muy impresionada con el segundo puesto de Inma. Tuvo una gran actitud durante todo el torneo y nunca dejó que nada la desconcertara.”

Vía Lions

*Sección Diseño

Laredo CC fue diseñado por Joe Finger en 1983, un Texano de pura cepa. Fue miembro del equipo universitario de Rice, y co-capitán del equipo en 1939 cuando ganaron el Campeonato de la Conferencia Southwest.

Se convirtió en Campeón de Club en Westwood CC en Houston a la edad de 17 años. Comenzó como “Jefe de greenkeepers” no remunerado para el trabajo de ingeniería para el arquitecto de campos de golf contratado por Westwood para agregar 9 hoyos a su campo.

En 45 años diseñó campos desde Nueva York a través del sureste, suroeste y hasta California y México. También construyó nueve campos para la Fuerza Aérea sus servicios de consultoría lo llevó a Canadá, Puerto Rico, St. Croix, España, Italia y Alemania. Joe se sintió particularmente honrado cuando Byron Nelson le pidió que ayuda para reconstruir el octavo green del Masters.

Atlanta Athletic Club – Highlands

Joe experimentó “profundo impacto al darse cuenta del estado del diseño de campos de golf, diseñadores, prácticas, malas prácticas y alquimia general y brujería que se está llevando a cabo en el mantenimiento de muchos ‘campos de campeonato’ que se están construyendo”. Estas ideas escritas por Finger en una columna de revista que más tarde se convirtió en el libro de 1973 de la Fundación Nacional de Golf, “The Business End of Building or Rebuilding a Golf Course”.

Los consejos, las listas de verificación y los contratos de muestra que describió en ese libro siguen siendo prácticamente los estándares de hoy. Además, Joe Finger no se quedó solo en la teoría, y puso en practica sus conocimientos. Sus routings encajan en el terreno, están irrigados y drenan de manera eficiente. La mayoría se construyeron con presupuestos limitados que se cumplieron estrictamente y no cuestan mucho mantener.

Atlanta Country Club

Produjo algunos diseños memorables, particularmente The Monster en el Concord Resort, en Kiamesha Lake Nueva York, asistido por su antiguo Coach en Rice (cerrado en 1998). Construido en un terreno recuperado de un pantano, The Monster hizo honor a su nombre con lagos, bunkers y pinos a cada lado, incluido un pino de dos troncos en el medio de la calle del hoyo 18, a unas 60 yardas del green. “Un árbol perfecto”, proclamó Tommy Bolt cuando jugó el campo, “para ahorcar al arquitecto”.

Marina Vallarta Golf Club

Sobre el futuro del golf, Joe Finger advirtió de futuras crisis implicadas por los altos costes de mantenimiento y falta de agua. En un artículo de Golf Digest de 1981 escribió: “debemos cambiar la imagen mental de un campo de golf, como alfombra verde ‘de punta a punta’, a la original, hermosos escenarios naturales de los campos de estilo clásico que todavía se encuentran en Inglaterra y Escocia “.

Finger bogó por el abandono de las calles de tee a green y propuso regar solo tees, “áreas de aterrizaje” y greens, con áreas de “corte bajo” entre estas zonas. También denunció la tendencia predominante de bunkers masivos a lo largo de calles y greens, especialmente aquellos con arena plana.

“Un búnker plano no molesta al buen golfista”, escribió Joe, “a menos que tenga un lie desafortunado. Un búnker penal diseñado para hacer que se recupere con un hierro 8 cuando se necesita un hierro 5 desde esa distancia al green es otra historia, y tales trampas utilizadas con moderación y prudencia tendrán su lugar en cursos futuros”.

Island at Kingwood CC

También habló sobre la tendencia de finales del siglo XX de movimientos de tierra masivos para crear hoyos de golf. “Algunos arquitectos quieren desafiar la naturaleza y reemplazarla con otra cosa”, dijo en 1995. “Los buenos arquitectos se dan cuenta de que los árboles, los peligros y las cascadas pueden embellecer un campo y desafiar a un golfista sin aumentar significativamente el coste de mantenimiento. Pero el público todavía quiere los adornos”.

En los últimos años de su vida, Joe Finger estaba trabajando en un libro que tituló “Arquitectos de campos de golf y otros lies injugables”. Pero desgraciadamente el libró nunca vio la luz.

Shalimar Pointe Golf CC

El golf nos define

Jorge – University Golf

Deja un comentario